VAGUILLO UN ESTILO DE VIDA

Andar en bici es para vagos

vaguilla

En nuestro país mucha gente cree que la bicicleta es principalmente un instrumento de deporte y recreación. Por ello, cuando alguien nos ve llegar en bici a su encuentro, naturalmente asumen que uno tiene estado atlético, que viene de hacer ejercicio y que somos valientes por mezclarnos en el tránsito… pero que, por las mismas razones, que llegamos siempre tarde, que estamos muy sudados y que en definitiva nos tomamos un enorme trabajo para andar en bicicleta.

La verdad es que la mayoría de los ciclistas urbanos regulares llegamos a tiempo a nuestras citas, no sudamos cuando estamos en modo transporte —en todo caso sudamos menos que un peatón— y no rodamos habitualmente para mejorar nuestra forma física sino para ir de un lugar a otro más rápidamente y con menos trabajo que por cualquier otro medio.

La verdad del asunto es que pese a todas aquellas interpretaciones, en general los que usamos mucho la bici en la ciudad la utilizamos porque somos bastante vagos.

Vagos porque preferimos subirnos a la bici y salir a la calle antes que atravesar un laberinto edilicio para llegar a la cochera a buscar el auto, y ni hablar cuando la cochera está lejos de casa.

Vagos porque cuando llegamos a destino simplemente llegamos, en lugar de estar media hora dando vueltas por la zona para encontrar lugar donde estacionar, acomodar el carro en otro laberinto, meterlo a empujones en un espacio hecho para la mitad de nuestro carro, trepar escaleras arriba por pasadizos de película de terror hasta la calle y luego caminar hasta el lugar de destino.

Vagos porque no queremos meternos en el engorro de comprar una tarjeta para el tren o la AMA, recargarla de tanto en tanto o conseguir monedas, a lo que se suman las filas y empujones, esperas y demoras.

Vagos porque nos molesta esperar más de media hora una guagua, viajar en ella apretados como sardinas, bajarnos de la guagua, solo para caminar otra media hora hasta nuestro destino. ¡Eso sí que es ejercicio físico!
Vagos porque en vez de meternos en un parking lleno hasta la última fila para hacer las compras, preferimos llegar en cinco minutos pedaleando y volver con la compra al toque.

Vagos porque en hora pico preferimos llegar a destino en la mitad del tiempo que nos demandaría ir en automóvil y preferimos evitar el estrés del tapón. No olvidemos que para un vago, el enemigo público número uno es el estrés.

Vagos porque odiamos dedicarle tiempo a mantener nuestro carro, tener que lavarlo, llevarlo al taller, renovar nuestra licencia de conducir cada tanto, detenernos a llenar el tanque de combustible, dedicar trabajo y tiempo a investigar sobre planes de seguro y otras menudencias que nos demanda el automóvil. Nah!

En definitiva, para un auténtico vago la bicicleta es un placer. Para que lo entienda un peatón, algo así como un par de ojotas. Un transporte realmente para enemigos del trabajo y el estrés, sin seguros, sin reparaciones importantes, sin combustible que cargarle, sin licencia de conducir que gestionar, sin pago de estacionamiento, sin auto-expreso de regacrgar y sin tapones. Un transporte para perezosos, un simple y puro medio de transporte, grande para el cuerpo y maravilloso para el alma.

libertad dominguera

La experiencia siempre es buena ya sea positiva o negativa, el punto es aprender. En el camino al des- pejo / des- pojo, vi las cosas como son;

nuevas bici sendas amuralladas, spiderman en la playa, niños intentando detener las olas, madres caminando por Oscar, las chicas en bici, un skater cogiendo pon de una bike, mascotas en las canastas de las biclas de sus amos, gomas de tuenis colgando del poste de la luz. Un puente siendo restaurado y la propaganda del cosliseo (que tanto me gusta). Poleros de camino a la cancha, la terminal de la ama llena de gente por el pobre servicio dominguero, un cabrón que casi me atropella, por que al cambiar la luz, aún estaba en el medio del carril. Un hoyo que hizo rebotar mis tetas, Ferdi bajando de Río, una peste a perro sucio por unos 5 segundos.  Las increíbles rejas sesentonas de la calle Aguadilla, hacia mi casa en la calle Coamo (como si tuviera los velódromos todos reunidos). 

 

Las vueltas de la vida.

bici_senda2

carga

sel5 palma ducha restauración cosliseo scatha address

 

 

colab

Bicicletotas no le gusta la censura. Por eso compartimos un breve escrito hecho con mucho entusiasmo para ciudad puente. Este se bajo de la web por razones ajenas a nuestro control. Esperamos que CP logre tener éxito para que trascienda más allá de ser un buen proyecto universitario. 

 

Aquí el proyecto de Luis, uno de los más preparados y humildes baristas con que he tenido la oportunidad de trabajar.

-

Negro Puya

De camino a Casa Ruth, con Vero y Rito,
después de haberla cogido larga;
pensaba en la falta que me hacía un negro puya.

por Verónica Restrepo, en CC Ruth Hernández
Luis Figueroa, de Bayamóntate, 27 años Barista en Mondo Bizarro / Skater / estudiante

Cuando llegamos, allí estaba Luis, con su barra portátil de café hecha con un tope de patineta y la isla de Borinquén formada en su contorno, sobre unos soportes de acrílico que detallan un porta-filtros y un pisón (tamper).

Con el método de colado V60, controló la temperatura y flujo del agua para un colado de 2 a 3 minutos, sirviéndonos un café bajo en acidez, de cuerpo suave, resaltando notas dulces y con mucha más cafeína que un espresso.

Entonces, al segundo sorbo sentía mis latidos en la cien, como si me golpearan la cabeza.  ¡Coño, esto brega! A este chamaco lo que le gusta es explotarnos la nota.

Luis solo necesita electricidad para moler el café y calentar el agua.  Y por supuesto el café especial Offecay de Maricao.

 

V60 por veronica restrepo
foto por Verónica Restrepo

 

El artefacto fue diseñado con influencias de un barista japonés, quién utiliza la “ejkei“ de manera similar. La intención detrás de esto es producir gráficas por artistas locales, que se puedan plasmar en patinetas hechas en Puerto Rico. Remontándose a su infancia, el barista recalca la irrelevancia de la forma, especificaciones o necesidades de la “ejkei”, porque al final siempre escogía la tabla por la gráfica.

Este producto – explica – no hubiese sido posible sin la colaboración de rePResent Skateboarding, Beam Labs, y el artista Jean Oyola. Y con esto busco fomentar el empresarismo y el arte local utilizando el café como herramienta.

 

Foto por verónica Restrepo

 

Fotos por Verónica Restrepo

Gracias a la Casa Cultural Ruth Hernández por permitirnos el uso de las facilidades y a David Rosado por la revisión y editaje del texto.